Mobile App Development | Strappberry

Trabajo Remoto

¿Cuántas veces has escuchado la frase “voy a ir a trabajar”?

Al hablar de la palabra trabajo lo primero que se nos viene a la mente es una oficina o espacio físico con un escritorio y una silla, en donde tienes que permanecer durante un número de horas realizando tus actividades, bajo la vigilancia de una persona, al menos ese es el concepto que la mayoría tenemos cuando se nos habla de trabajo.

Sin embargo, a lo largo de estos últimos meses ha surgido una nueva tendencia, dejando atrás este concepto tan antiguo, dando surgimiento al trabajo remoto, permitiendo así a las personas realizar su trabajo desde su casa o cualquier lugar, sin necesidad de estar en una oficina. 

El trabajo remoto o también conocido como Home Office puede representar todo un reto no sólo para las empresas sino también para las personas, debido a que requiere de:

  • Confianza: Confiar en que tu empleado estará realizando las actividades que le encomendaste y que te las entregará en el momento en el que se lo pediste.

  • Responsabilidad: Cómo valor característico de todas las personas que opten por trabajar en esta modalidad, cumpliendo así con su trabajo. 

  • Comunicación: Utilizando alguna plataforma para comunicarnos entre cada uno de los miembros del equipo con la finalidad de conocer el avance que están teniendo en las actividades y las dudas que puedan tener.

Trabajar remoto requiere de toda una metodología ya que si se logra implementar adecuadamente en tu empresa puede traer consigo distintos beneficios.

Existen diferentes tipos de metodologías que te permiten realizar adecuadamente el home office, en mi caso, en particular, me gusta llevar a cabo una planeación de las actividades que debe realizar cada integrante del equipo, en donde cada uno de ellos coloca una estimación del tiempo que les tomará realizar dichas actividades. Además de darle seguimiento continuamente conociendo su estatus, en dónde sé, lo que estuvieron realizando, lo que van a hacer y las dudas que puedan tener, manteniendo así una comunicación constante con mi equipo.

 

De igual manera cuando se llega la fecha de término de la planeación realizamos una pequeña reunión en donde cada integrante de mi equipo realiza una demostración, con un tiempo estimado de 5 minutos, de las actividades que estuvo realizando, terminando esto, analizamos si las metas planteadas fueron cumplidas y por último realizamos una autoevaluación para conocer qué cosas hicimos bien y en cuáles otras podemos mejorar, todo esto con la finalidad de seguir mejorando y creciendo. 

Cómo lo mencione anteriormente hay muchas más metodologías que puedes utilizar para poder realizar de forma adecuada el home office, si deseas conocer algunas más te invito a leer mi libro  “Guía Básica para Trabajar Remoto: y No morir en el Intento”.

Cabe mencionar que el Home Office no fue diseñado para todas las personas, es por eso que debes tener los ojos abiertos y ser muy cuidadoso al momento de seleccionar a los integrantes de tu equipo, porque así tendrás la seguridad y confianza de que al asignarles una tarea la realizarán y entregarán satisfactoriamente.

Cómo podrás notar, Trabajar Remoto significa organización, metodología y compromiso, que al no estar familiarizado con alguna de estas palabras no podrás llevarlo a cabo adecuadamente, es por eso que si estás decidido a implementar el trabajo remoto en tu empresa te invito a identificar cuál es la metodología que se adapta mejor a tus procesos y necesidades.

Trabajar remoto puede ser de las mejores experiencias que puedas tener, siempre y cuando lleves una correcta metodología y te encuentres rodeado de las personas correctas, que sean comprometidas y autodisciplinadas para poder sacar el trabajo adelante, dicho todo lo anterior te deseo el mejor de los éxitos en la implementación de este nuevo modelo.

Si…